Algunas curiosidades sobre la ciudad de Sevilla

Giralda y Catedral de Sevilla
Comparte:

Como los libros y las películas, las ciudades se pueden descubrir y disfrutar desde distintos niveles. Es el caso de la ciudad de Sevilla –conste que es impresionante se mire desde donde se mire–, la cual cuenta con una serie de atractivos que generalmente pasan desapercibidos para la mayoría de los visitantes. Vamos a hacer un repaso a los más interesantes.

Cosas que no sabías sobre la Giralda y la Catedral

Catedral de SevillaEs seguramente el icono más importante de la ciudad y cuya construcción data de 1568, cuando se habilitó como campanario de la Catedral sobre una torre-mezquita anterior. Entre las curiosidades de la Giralda, una de las más curiosas es el origen de su nombre, que incluso algún sevillano puede no conocer.

Cuando se construyó el campanario, los 97 metros de altura de la mezquita se convirtieron en 101, lo que convirtió a esta estructura en uno de los edificios más altos de Europa, por encima de la Torre de Pisa, con 55 metros o el posterior Big Ben, con 96. En un principio, el nombre de toda la estructura era Triunfo de la Fe Victoriosa, pero con el tiempo, ese apelativo cambió al de Giraldillo, en alusión a la estatua de bronce que corona el edificio y que fue la más grande de Europa en su tiempo. El término “giraldillo” proviene del apellido castellano Giraldo, y de ahí que la torre, al ser femenino, finalmente se convirtiera en La Giralda.

La Giralda Madison Square Garden
Fuente: think.allianz.

Otro dato de interés es el hecho de que La Giralda tiene varias imitaciones repartidas por todo el mundo. En España, las ciudades de Badajoz y Arbós cuentan con sus pequeñas Giraldas, mientras que en el extranjero la ciudad de Kansas City tiene su propia reproducción. Incluso el antiguo edificio del Madison Square Garden en Nueva York, hasta 1920 que fue reconstruido, tenía una Giralda de similares dimensiones a la de Sevilla.

Sillares romanos en la Giralda
Fuente foto: dolcecity.com

Algo que también pasa desapercibido a quien visita La Giralda, es que la zona inferior posee inscripciones en Latín con casi dos mil años de antigüedad. Os preguntaréis ¿cómo posible si entre la llegada de los musulmanes y la caída de Roma pasaron siglos? Bien, es sabido que en España los musulmanes aprovecharon otras construcciones anteriores para construir sus propias edificaciones. En algunos casos, como en la Alcanzaba de Málaga, utilizando los materiales de los restos de la Civitas romana, y en el caso de La Giralda, llegaron a construir parte de la base con sillares completos de edificios romanos anteriores. Por eso hay lápidas en la Giralda con inscripciones en latín.

Vitores en la Catedral de SevillaEn cuanto a la catedral, esta también cuenta con algunas historias. Una de las más graciosas son las aparentes pintadas de graffiti que aparecen en los muros del templo y que salieron a la luz hace unos años tras una restauración. Sin embargo, estos textos en letras antiguas son llamados Vítores y eran realizados por estudiantes recién licenciados o con motivo de algún evento especial. Sí que tienen en común con los modernos graffitis el hecho de que no eran muy bien vistos por las cúpulas eclesiásticas y gubernamentales.

Curiosidades sobre el Barrio de Triana

Otro de los lugares emblemáticos de Sevilla es su Barrio de Triana, lugar típico sevillano que también cuenta con algunas historias interesantes. Una de ellas es el propio origen de la ciudad.

Puente y Barrio de TrianaA Sevilla también se la conoce como Hispalis, y este nombre, según la tradición tiene un origen que se remonta 3.000 años en el tiempo. Parece ser que los primeros asentamientos en la zona se desarrollaron en un pequeño islote en una zona de marismas. A ese islote se lo llamó Spal y se cuenta que fue fundado por el propio Hércules. Posiblemente el origen mítico sea discutible, pero que lo que hoy es Triana fuera la antigua Spal y origen de la Sevilla actual tiene su base científica.

Curiosidades sobre el río Guadalquivir y las Torres del Oro, Plata y Bronce

En algunas obras y excavaciones que se han llevado a cabo en la ciudad de Sevilla se han encontrado restos de embarcaciones y no precisamente cerca del Guadalquivir. Esto sucede porque el actual curso del río fue modificado durante la época visigoda, tiempo en el que el río atravesaba la ciudad de norte a sur.

Ya con el curso actual, también hay que mencionar que en 1503 el río se convirtió en Puerto Comercial entre España y América; uno de los puertos de interior más importantes de Europa.

Torre del Oro y de Plata en SevillaAdemás de La Giralda, uno de los monumentos más visitados junto al Guadalquivir es la Torre del Oro, la cual fue construida por los almohades entre 1220 y 1221. Su nombre, se creía, se debía a que el exterior del edificio estaba recubierto con azulejos, cuando realmente ya se sabe que los materiales fueron la cal, el mortero y la paja, material este último que producía un resplandor dorado en su contacto con el sol.

Además de la Torre del Oro, hay que recordar que a unos doscientos metros al nordeste se encuentra la Torre de Plata, también construida en el siglo XII y que cumplía la misma función que su gemela: vigilar el transito por el río uniendo además una muralla defensiva.

Después del oro y la plata, ya sabemos que viene el bronce. Pues bien, en Sevilla también hay un lugar donde hace casi mil años se levantaba una tercera torre: la que hoy han llamado de Bronce, y que se ubica entre la Casa de la Moneda y el río Guadalquivir. Esta torre, de la que hoy sólo se conservan los cimientos, formaba parte de la línea defensiva de la ciudad y está alineada con la Torre del Oro y la de Plata.

Y hasta aquí algunas curiosidades de la ciudad de Sevilla: arte, cultura, misterio y tradición en una de las ciudades más emblemáticas de España.

Comparte:

 DATOS DE UTILIDAD:

Navegación de entradas