Breve guía para hacer turismo en Francia

Pueblos de Francia
Comparte:

Es el país que más turistas recibe al año (más de 90 millones), y la razón de ello es que cuenta con numerosos atractivos, desde su capital, París, hasta la Costa Azul, además de los Pirineos y los Alpes, poblaciones como Avignon o, en general, una magnífica gastronomía. Vamos a hacer un pequeño repaso a estos destinos y atractivos turísticos.

París: monumentos, diversión y romanticismo

Turismo en París

Uno de los grandes atractivos de París es su riqueza monumental (antigua y moderna), posiblemente la mejor del mundo junto a Roma. Si se visita la ciudad, no hay que perderse la Torre Eifel, techo de la ciudad; la Catedral de Notre-Dame, en la Ile de la Cité; el Arco Triunfo, monumental; el Palacio de Versalles, a las afueras de la ciudad, y el Museo del Louvre.

El romanticismo de esta ciudad es otra de las razones por las que millones de personas de todo el mundo visitan París. Barrios como Montmartre, con sus románticas calles; el Boulevard de Saint Germain, con coquetos y románticos restaurantes y, sobre todo, los paseos en barco por el río Sena son los responsables de aquella famosa frase: «siempre nos quedará París».

Disneyland París

De París, por último, también hay que mencionar su gran oferta turística para familias, tanto en alojamiento (puedes echar un vistazo a esta web) como en lugares de entretenimiento. Ambas cosas se unen en el gran parque de atracciones Disneyland París, a unos 30 kilómetros del centro de la capital francesa pero muy bien conectado y con numerosos alojamientos cercanos para disfrutar de una escapada llena de emociones y diversión.

Gastronomía francesa: buena comida por doquier

Gastronomía francesa

La gastronomía de Francia es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, tanto por su variedad como por su calidad. Hemos seleccionado de esta lista de la mejor comida francesa una serie de platos.

En el caso de los desayunos, hay que destacar el famoso croissant, además de otro tipo de bollería como los brioches, las napolitanas, las baguettes pequeñas con mermelada, confitura o mantequilla y, por supuesto, las crépes salées et sucrées, originalmente plato típico en la zona de Bretaña pero hoy muy extendido en toda Francia.

Para los almuerzos y las cenas, la variedad aumenta. Como aperitivo, son muy famosas las tablas de quesos y de foie grass o patés, platos que todos conocemos porque se han exportado a muchos países. Tampoco hay que pasar por alto uno de los platos franceses más famosos: los escargots o caracoles, en este caso preparados al estilo de Bourgogne.

En sopas, la soupe à l’oignons o sopa de cebolla es la reina. Tiene su origen en la Revolución Francesa y se compone de pan, cebolla dulce o caramelizada y caldo de carne.

Siguiendo con comidas saludables, otro plato emblemático es la ratatouille, un revuelto de hortalizas como el calabacín, el ajo, los pimientos, las berenjenas y los tomates. En pescados y mariscos, hay que mencionar los moules frites, o mejillones fritos con patatas fritas, y en carnes, el boeuf de Bourgignon, o buey al estilo de la borgoñona, que se cocina con vino blanco y champiñones.

Poblaciones de interés en Francia

Pueblos de Francia

Dejamos atrás la gran urbe para hablar de otros pueblos y ciudades de Francia donde acuden cada año numerosos visitantes.

Una de ellas es la comuna francesa Monte Saint-Michel, en la costa norte de Francia y que se levanta como una ciudad de cuento sobre un promontorio al final de una lengua de tierra que se cubre de agua con la subida de la marea.

En la zona noroeste, en la antigua Normandía, hoy región de la Bretaña francesa, un destino turístico muy interesante es la ciudad de Rennes. Con 90 edificios considerados “históricos” (como la basílica Saint Sauveur, la catedral del San Pedro, varios castillos o su casco antiguo del siglo XV) es el centro turístico de la zona, además de ser una ciudad muy jovial que organiza muchos festivales al año.

Un poco más al sur, en la costa oeste, otra ciudad importante es Burdeos, famosa por su tradición vinícola y donde se producen los mejores vinos de Francia. Hay que destacar también el Puerto de la Luna, Patrimonio de la Humanidad; la catedral de San Andrés, del siglo XI; su gran teatro, de la época de la Ilustración, o el Museo de Bellas Artes, con obras de Delacroix, Rubens o Van Dyck.

Una última ciudad que mencionar, en la zona sur, es la pequeña Avignon, cuya totalidad de su casco antiguo es Patrimonio de la Humanidad. En él, hay que destacar el Palacio Papal, en estilo gótico y dividido en dos palacios (antiguo y moderno); las Murallas de la ciudad, del siglo XIV, o el famoso Pont d’Avignon sobre el río Rodano y protagonista de aquella famosa canción popular francesa Sur le pont d’Avignon.

Turismo de sol y playa y naturaleza

Costa Azul Ribera Francesa

Una parte de esos 90 millones de turistas que visitan Francia cada año, lo hacen en la Costa Azul o Ribera Francesa, que se extiende desde el Principado de Mónaco hasta la población de Saint-Raphaël, con otras ciudades de interés en el camino como Niza, Cannes y Saint-Tropez. En estas ciudades es recomendable visitar playas como la de Carras en Niza, pública, con todos los servicios y acceso para discapacitados, o la Playa de Bâolí, en Cannes y cerca del Palacio de Festivales y Congresos.

Además de la Costa Azul, y siguiendo con el turismo de sol playa (algo más económico), la costa sur francesa cuenta con otros destinos como Marsella o Montpellier, con la Reserva de Fauna Salvaje de Camarge entre ambas poblaciones, uno de los espacios naturales más interesantes de Francia.

Donde disfrutar del esquí y otros deportes de invierno

Estación de esquí Val Thorens

Vamos llegando al final destacando algunos lugares para los amantes de la montaña en los Pirineos y en los Alpes.

En el caso de los Pirineos, los destinos turísticos más interesantes son las estaciones de esquí La Pierre Saint-Martin, en el Pirineo Atlántico; Grand Tourmalet, en el Pirineo Central, y la estación de Formigueres, en la parte francesa del Pirineo Catalán o parte más oriental.

En el caso de los Alpes, la oferta de poblaciones y estaciones de esquí no tiene nada que envidiar a la zona pirenaica. De entre todos esos lugares, destacar Val Thorens, una población y estación de esquí a 2.300 metros de altura, rodeada de seis glaciares y considerada el mejor lugar del mundo para la práctica del esquí.

* * *

Nos dejamos muchos lugares de interés de la maravillosa Francia, pero esperamos que esta pequeña guía os sirva para conocer un poco mejor sus atractivos antes de visitar el país galo.

Comparte:

 DATOS DE UTILIDAD: