Saltar al contenido
Planes fin de semana romántico, balnearios, escapada rural, con niños…

La ciudad medieval de Ávila

septiembre 28, 2015
Muralla de Ávila

Si hay una ciudad que describe lo castellano, esa es Ávila. A 1131 metros sobre el nivel del mar es la capital de provincia a más altura en toda España y una de las más frías en invierno, alcanzando temperaturas de hasta 16 grados bajo cero.

Berracos en ÁvilaLa historia de la ciudad comienza en tiempos de los Vetones, en plena Edad de Hierro y la cultura de Cogotas. El símbolo de aquella cultura y que aún se mantiene en algunos puntos de la ciudad y provincia son los Berracos, figuras graníticas de animales vacunos.

Pero su seña de identidad y una de las razones por la que fue proclamada Patrimonio de la Humanidad en 1985 es su muralla, la cual empezó a ser construida en el siglo XII y en estilo románico. Su conservación es excelente y en su perímetro se encuentran los lugares más interesantes y la mayoría de los hostales en Ávila. Hay que destacar que se puede caminar por algunas de las secciones de la muralla y admirar así toda la ciudad y los alrededores.

No obstante, su casco antiguo no ha cambiado mucho y la sensación general es la de una ciudad medieval donde los edificios religiosos –en esta ciudad nació Santa Teresa de Jesús– son mayoría destacando la Catedral del Salvador, adosada a la muralla y construida entre los siglos XII y XV principalmente en estilo gótico y la Basílica de San Vicente, también empezada a construir en el siglo XII pero que ha mantenido el estilo románico original.

Muralla de Ávila

Extramuros, también existen otros edificios religiosos que, junto a la muralla y el casco antiguo, fueron considerados Patrimonio de la Humanidad. A saber: las iglesias de San Pedro, San Andrés y San Segundo. Tampoco hay que olvidar que en Ávila también convivieron las tres culturas monoteístas y existe un barrio judío.

En cuanto a la gastronomía, son famosas las carnes de Ávila, especialmente el chuletón y el cochinillo o cuchifrito que se pueden acompañar de Judías del Barco como primer plato o Patatas Revolconas. Los postres están más orientados a los bollos y pan relleno o las famosas Yemas de Santa Teresa. Las escapadas gastronómicas a Ávila son conocidas en toda España.

Los hostales en Ávila son un atractivo especial por sus bajos precios. Si el viajero está interesado en el arte y arquitectura medieval, puede pasar unos días tranquilos en el casco antiguo por unos precios significativamente más baratos que en otras provincias de España y con una calidad del servicio aceptable.

Ajustes