Teatro romano de Mérida

El Teatro Romano de Mérida es una de las construcciones romanas más antiguas y que mejor se conservan en España.
Aunque dos mil años le hayan hecho perder algo de brillo, aun permite representar obras de teatro de forma anual en el Festival del Teatro de Mérida.

Teatro Romano Mérida

Su construcción se dio allá por el año 16 a.C. por iniciativa del cónsul Vipsanio Agripa y como equipamiento cultural para la recién creada Emérita Augusta, la ciudad de los eméritos o veteranos de las guerras cántabras y en honor al emperador Augusto.

Con el paso del tiempo, el teatro fue deteriorándose y a finales del siglo XIX estaba totalmente enterrado bajo arena y piedras, quedando solo las famosas siete sillas que, de hecho, eran los arcos de la parte superior del teatro. Se comenzó a principios del siglo XX a desenterrarlo hasta conseguir el aspecto actual.

El teatro se encuentra a lado del Anfiteatro, construido más o menos por la misma época y que se conserva un poco peor. Su escenario o frons scaenae tiene algo más de 60 metros y tras él hay una construcción de 17 metros. El aforo se compone de algo más de 27 filas divididas verticalmente por cinco pasajes.

A pesar de ser un edificio parcialmente derruido, todos los años -desde 1933- alberga el Festival de Teatro Clásico de Mérida, que este año 2011 se celebrará en el mes de agosto. La ciudad de Mérida, además tiene otros restos de la época romana, como el citado anfiteatro o el acueducto.

El acceso a la ciudad es fácil. Se puede llegar por tren, autobús y coche y, dada su popularidad, no es difícil llegar al teatro o a otros monumentos de la ciudad.

Un plan cultura, no muy caro para un fin de semana tranquilo y muy enriquecedor.

Redacción

Portal sobre ocio, turismo y entretenimiento para el fin de semana.