De maletas de viaje (en fin de semana)

De maletas y viajes

Llevamos ya unos años hablando de viajes, escapadas y todo tipo de planes para disfrutar del fin de semana. Sin embargo, nunca hemos hablado de los preámbulos antes de partir un viernes o un sábado para pasar dos o tres días de relax. Pues ya es hora de hacerlo y de hablar de qué tipo de maleta utilizar y qué llevar y qué no para dos o tres días, además de otros consejos. Para ello hemos revisado algunos blogs de viajeros experimentados, nuestros propios planes además de echar un pequeño vistazo al sector en cuestión en http://www.maletasok.com que cuenta con una amplia gama de maletas categorizadas por varios criterios.

Maletas específicas para un plan en fin de semana

¿Que tipo de fin de semana te has planteado? ¿Un balneario? ¿Un hotel? ¿Una escapada en un entorno rural? ¿Una boda?

Maleta adaptable cabina aviónLo primero de todo, decir que como el viaje no va a durar mucho, el tipo de maleta va a ser pequeña, rígida, tipo bolsa de viaje o, incluso, mochila.

En cualquier caso, si viajas en avión, tendrás la ventaja de que tal vez no tengas que facturar y puedas subir la maleta a bordo. Es recomendable, mientras realizas los preparativos, consultar a la aerolínea para saber cuáles son las medidas máximas para bolsas y maletas que pueden subirse al avión. Para viajes dentro de la Comunidad Europea las medidas máximas de equipaje en cabina son 56x45x25 cm.  Esto no es un detalle, te puedes ahorrar un par de horas en tu fin de semana: facturar el equipaje y luego recogerlo:-)

Bien, ahora hablemos del destino de tu viaje, porque cada escapada tiene adjudicada un tipo de maleta. Si vas a un balneario, tal vez olvídate de meter toallas ya que en las habitaciones dispondrás de ellas e incluso del necesario albornoz. También, seguramente, tendrás acceso a productos de belleza e incluso tratamientos. Ese espacio te vendrá bien para meter un libro, gorro de baño, gafas de agua y algo de ropa, como dicen, casual, para darte un paseo. En relación a las prendas de vestir, tanto  si vas a un balneario o a la playa solo un fin de semana, no mas de una única prenda de cada tipo: es decir, tu pantalón o vestido preferido, tu bañador preferido, camiseta o camisa preferida, etc.

Si cambiamos de destino y nos escapamos en plan rural (hotel, casa rural, albergues, etc.), el tipo de maleta rígida tal vez sea lo menos indicado en favor de la bolsa de viaje o incluso la mochila, si esos días de escapada corresponden, por ejemplo, con una parte del Camino de Santiago -hay gente que hace el Camino por fases- o una ruta senderista similar.

Mochila fin de semanaEn cualquier caso y en relación al contenido de nuestra maleta, en cuanto a los productos de belleza: lo básico. En el caso es una escapada senderista: deporte y mucha agua y nuestra piel cobrará el brillo de una piel sin toxinas. Tampoco serán necesarias prendas de vestir de noche. De nuevo, es importante limitar a una dos prendas de cada categoría. Si vas a llevar la mochila a cuestas, aunque solo sean unos días, cuanto menos peso, mejor.

Estas escapadas y utilizar mochilas tienen un gran beneficio para sentirse realmente desconectado de tu vida diaria ya que abandonas los hábitos normales por otros muchos más sencillos y sanos: andar, evitar las preocupaciones y disfrutar de la naturaleza. Cuidado, no tengas la tentación de no volver al mundo real:-)

1o cosas imprescindibles que debes meter en la maleta para cualquier viaje

Tanto si te escapas a la montaña, como si te das el gustazo de pasar un fin de semana en París, ¿cuáles son los artículos imprescindibles que llevar en la maleta? Es decir, ¿qué productos se consideran universales para una escapada en verano, invierno, a la playa o a un hotel en los Pirineos?

  1. Calzado cómodo. Dos pares y, sobre todo, cómodos. Sacrifica la estética en favor de la comodidad. Vayas donde vayas, siempre te das una vuelta por los alrededores y que el calzado sea cómodo es esencial. No arriesgues a estrenar unos zapatos de marca o de tacones altos si no los has probado antes. Por supuesto, si haces senderismo, nada de llevarte las botas nuevas.  Te puede ocurrir que te arruine la noche del sábado o el fin de semana entero con la aparición de rozaduras o ampollas.
  2. Tu ropa preferida. De nuevo, prioriza lo bueno conocido. Si no sabes qué vaqueros llevarte, mete en la maleta tus preferidos. ¿Qué son un poco antiguos? Da igual. Lo que importa es que estés cómod@ con la ropa que llevas y te sientas tu mism@. Si vas a la playa o a un balneario,  igual. Siempre tu traje de baño favorito. Mejor no arriesgar o probar prendas nuevas. Ocupan espacio y al final no las usas. Siempre te acabas poniendo lo que siempre ha funcionado.
  3. Neceser. El Alfa de cualquier equipaje. Los productos anti-edad y cremas que te pones de cuanto en cuanto -o todos los días- no son necesarios. Solo van a ser dos o tres jornadas fuera. Además, la relajación y el descanso rejuvenece.
  4. Cámara de fotos o vídeo. En este caso, el Omega del equipaje para poder guardar tus mejores recuerdos.
  5. Mini-botiquín: Analgésico, hilo, alfiler, tiritas y desinfectante. No es cuestión de llevarse un botiquín de campaña, pero el analgésico te puede ayudar para un dolor de cabeza o malestar general, y lo del hilo y demás, por si no nos hace caso de lo que te hemos dicho y te llevas un calzado inadecuado. Las ampollas pueden aparecer a la media hora de una caminata o paseo con botas o zapatos nuevos. También, algunos viajeros, por experiencia, recomiendan llevarse antibióticos. Pero claro, esto depende del sitio donde vayas y el tipo de acceso que tengas a medicinas.
  6. Gafas de sol y gorra. Especialmente si posees poco pelo, la gorra es imprescindible. Y las gafas de sol, pues eso, que vienen muy bien para proteger los ojos del sol o para disimular que acabaste a las tantas de la mañana.
  7. Un buen libro o algo para entretenerte. Puede ser un pequeño soporte para ebooks, una tableta o, simplemente, un libro, por si te apetece leer un poco mientras descansas.
  8. Adaptador universal de energía. Lo del cargador es obvio, pero qué pasa si vas a Londres y sacas tu tableta para leer o ver alguna película, la enciendes y ves que la batería está agotándose. «Menos mal que me he traído el cargador», te felicitas a ti mism@. Vas a conectarlo y ¡caramba!, en el enchufe hay tres agujeros.
  9. Dos carteras. No porque te vayan a robar una, sino porque la puedes perder y, sobre todo, si estás en un país extranjero, quedarte sin documentación o sin dinero en efectivo puede ser un gran problema. Por eso, siempre es bueno tener una cartera pequeña para llevar lo esencial, especialmente si te alojas en un hotel, donde dejas otra cartera con tarjetas de crédito, DNI o pasaporte, etc. La idea es que si pierdes una, que tengas al menos documentación oficial o manera de pagar gastos y demás.
  10. Un diario: por último, aunque no seas de mucho escribir, te recomendamos llevarte un pequeño diario en papel donde escribir algunas notas sobre tus pequeños viajes. Plasmar tus ideas o reflexiones siempre es un ejercicio interesante.

Bien, ¿caben todas estas cosas imprescindibles además de otras accesorias en una pequeña maleta? Si solo llevas lo imprescindible, seguro que sí.

 

 DATOS DE UTILIDAD: