Escapada a Hita, Guadalajara

Comparte:

Hita, así a secas puede que no os resulte familiar. Sin embargo, si lo unimos a “Arcipreste”, ya es otra cosa. Arcipreste de Hita, Juan Ruiz, nacido en Alcalá de Henares, autor de El Libro del Buen Amor y que fue Arcipreste (administrador de un obispado) en este pueblo en el siglo XIII de la Edad Media.

Breve historia de Hita

Plaza del Arcipreste
Puerta de Santa María desde la Plaza del Arcipreste
Foto: 40 Soles Moda

El pueblo tiene orígenes romanos: el cerro donde hoy se ubican las ruinas del Castillo de Hita fue un puesto de vigilancia para la calzada romana entre Mérida y Zaragoza. Con la llegada de los visigodos y los árabes, la población siguió manteniendo esta condición hasta que en el año 1085, cuando Alfonso VI arrebató esta región a los árabes, la convirtió en villa. A partir de entonces, gracias a sus murallas y su castillo, Hita se convirtió en un centro comercial importante -gracias a su producción de vino- y una de las sedes de la administración del obispado de Alcalá de Henares. Es entonces cuando el clérigo Juan Ruiz se convirtió en Arcipreste en la ciudad y pasa a la historia con ese nombre.

La ciudad, ya en el siglo XV, pasó a manos de poderoso Marqués de Santillana (Iñigo López de Mendoza) que reformó el castillo y fortificó la ciudad. Durante un siglo, hasta el reinado de los Reyes Católicos, la ciudad siguió siendo un enclave de importancia para después empezar un declive que ha durado hasta el siglo XX, momento en el cual, gracias al turismo y la importancia e interés de la comarca de la Alcarria, el pueblo de Hita ha vuelto a renacer.

Que ver en Hita

Puerta o arco de Santa María
Puerta o arco de Santa María
Foto: 40 Soles Moda

El Castillo de Hita, como muchos otros en España, no ha sobrevivido al paso de los años y hoy sólo quedan algunos restos. Se cree que primero fue un alcázar árabe y que, tras la conquista cristiano en 1085, se reformó en varias fases, siendo la de Íñigo López de Mendoza, la más importante. Esta reforma incluyó la creación de la muralla de Hita de la que algunas partes aún hoy se mantienen en pie. Una de ellas es la Puerta o Arco de Santa María, que protegía a la población y que es la única de las tres entradas a la ciudad medieval que todavía se mantienen en pie. Cuidada y reformada, todavía conserva el estilo de fortificación militar del siglo XV.

Una vez se cruza su umbral, se accede a la Plaza del Arcipreste, centro del pueblo que aún conserva el estilo mudéjar en la construcción de sus casas. No muy lejos de allí, se encuentra la Casa Museo del Arcipreste, que es a la vez la Casa de la Cultura del pueblo y donde hay una sala dedicada a la vida y obra del clérigo Juan Ruiz.

En el plano religioso, Hita cuenta con varios templos como la Iglesia de San Bautista, de un estilo gótico mudéjar, con 700 años de antigüedad, tres naves y una torre con campanario de estilo herreriano.

Iglesia de San Pedro
Iglesia de San Pedro
Foto: 40 Soles Moda

El otro templo importante es la Iglesia de San Pedro, actualmente en ruinas y que ya no está habilitado para el culto. No obstante, el lugar sigue siendo muy visitado por su interés cultural.

Otro aspecto importante de Hita son sus bodegas subterráneas que llegan al número de 100, por lo que casi podemos hablar de un pueblo subterráneo. Como os comentábamos al principio, en su época de máximo esplendor, Hita fabricaba y comerciaba mucho vino, por lo que la construcción de bodegas (y “bodegos”) se hizo necesaria y popular.

Rutas senderismo por la Alcarria.

Esta región de Guadalajara, sobre todo desde que Camilo José Cela universalizara esta comarca con su Viaje a la Alcarria, y gracias a sus productos gastronómicos como la famosa miel, se ha convertido en un destino turístico y de interés para hacer senderismo. En concreto en Hita, hay dos rutas que se pueden recorrer andando y que tienen que ver con dos de las obras literarias medievales más importantes en castellano: el Cid Campeador y el Libro del Buen Amor.

Tienda de ropa en Alcalá de Henares 40 Soles
Fotos: 40 Soles,
Moda & Complementos
Alcalá de Henares

En el caso de la ruta relativa a la obra en la que se cuenta la vida del Cid, cuenta con el tramo llamado “La algara de Álvar” parte de una ruta completa de 63 kilómetros que atraviesa parte de la provincia de Guadalajara.

La otra ruta se inspira en las rutas que el Arcipreste de Hita incluye en su Libro de Buen Amor y que tienen que ver con el propio pueblo. Dos rutas, como veis, que pueden complementar una escapada a esta zona de la Alcarria.

Por último, si os gustan los festivales medievales, el de Hita se celebra el primer sábado de julio y congrega a muchos vendedores de la toda la región.

Comparte: