7 planes para hacer en Menorca en temporada baja

Comparte:

Menorca se la conoce como a la isla más tranquila del Mediterráneo, una excelente opción para una escapada que va más allá del verano. De hecho, no son pocos los que prefieren las temporadas más frías, cuando los miles de turistas abandonan sus playas y llegan mejores momentos, a un ritmo más pausado y auténtico. Estos son los 7 mejores planes para hacer en Menorca en temporada baja.

Menorca siempre es una buena idea, sin importar la época del año en que se esté o la compañía, pues es igualmente ideal para disfrutarla en soledad, en una escapada de reflexión, con la pareja, para enamorarse, con los amigos o en familia. Menorca es para todos y no hay nada como disfrutar de sus playas vacías, con temperaturas templadas, una gastronomía de lujo y una vida nocturna muy animada, pero sin el bullicio de los meses del verano.

Antes de pasar a ver los 7 imprescindibles de Menorca que se han recogido en esta selección, como consejo se recomienda el Alquiler de coche en Mahón, ya que el transporte no es bueno en la isla. Con la libertad que proporciona un vehículo de alquiler, podrá disfrutarse al ritmo que se prefiera y descubrir cada uno de los rincones de esta isla única.

Visitar el Museo de Menorca

El Museo es una de las instituciones mas importantes de la isla. Se encuentra ubicado en el antiguo convento franciscano de Jesús, un edificio de estilo barroco construido entre los siglos XVII y XIX. Por sus salas se hace un recorrido por su historia y los visitantes descubrirán piezas únicas de épocas remotas, como mosaicos y pinturas, pipas de cerámica, un ajuar funerario, joyas de vidrio púnicas o vasos de ofrenda de la época Talayótica.

Dar un Paseo por Camí de Cavalls

Se trata de un histórico sendero que se utilizaba para vigilar la costa en tiempos de Jaume II (siglo XIV). Es una forma muy original de conocer la costa menorquina que, aunque originariamente se hiciera este recorrido a caballo, ahora se suele hacer a pie. Su extensión total es de 185 kilómetros, por lo que evidentemente no es para hacerlo al completo en una escapada, pero si es una buena idea hacer algunos tramos y disfrutar de sus paisajes marítimos, sus pinares, sus calas y faros.

Visitar dólmenes y talayots

Dólmenes, talayots… Las construcciones talayóticas se encuentran por toda la isla, por lo que se ha convertido en un interesante lugar de peregrinación para los amantes de la Prehistoria. Por toda Menorca, los visitantes encontrarán construcciones arquitectónicas de este periodo, como la naveta Des Tudons, la necrópolis de Calescoves, el poblado de Trepucó, el talayot de Torelló, la necrópolis de Cala Morell… Resulta imprescindible visitar algunos de estos enclaves para comprender mejor la historia de la isla.

Subir al Monte Toro

El punto más alto de la isla, con 358 metros de altura, es de obligada visita. Desde este mirador se observará un bonito paisaje de Menorca, kilómetros y kilómetros en todas las direcciones. Monte Toro es, además, refugio de espiritualidad y culto a la virgen patrona de Menorca, La Virgen del Toro.

En la cima de este monte se encuentra una iglesia y un pequeño monasterio, que todavía en la actualidad es cuidado por monjas y franciscanas. Es uno de los lugares de culto más bonitos de Menorca, y también el más aislado.

Recorrer la Ciudadela

Sin lugar a dudas, la ciudad más bonita de Menorca que encierra, además, historias y leyendas en cada rincón. Fuera de temporada, es un placer descubrirla, pues salvo algún vecino que vaya al mercado, será difícil encontrarse con nadie mientras se pasea por su bello casco histórico. Algunas de las paradas obligatorias son los palacios de la plaza del Borne, la catedral de Santa María, el castillo de San Nicolás, el mercado o el puerto.

Señales británicas en Menorca

La incorporación de Menorca a la corona inglesa le dejó un importante legado británico, con señales indelebles de su cultura. Numerosas palabras de origen inglés que se han incorporado a la lengua menorquina, sus estilos arquitectónicos, platos culinarios, juegos infantiles, danzas, etc. son algunos ejemplos.

Ir al spa de Ses Bruixes

Jardí de ses Bruixes es el Boutique Hotel pionero de la isla de Menorca. Está ubicado en el centro de la capital y está considerado uno de los mejores de las Islas Baleares. Cuidado al detalle, cuenta como principal atractivo con su espectacular Spa, muy conocido por sus sesiones de bienestar y gastronomía, pues incluso se puede acceder a un servicio de spa con brunch que no deja indiferente a nadie.

Estos algunos de los encantos de Menorca en temporada baja. Como se puede ver, motivos no faltan para escaparse a esta isla en cualquier época del año, con el encanto de conocerla sin las aglomeraciones propias de los meses estivales.

Comparte:

Deja un comentario sobre este plan: