Escapada gastronómica a Girona

Comparte:

Girona es una de las regiones de España más afortunadas. Cuenta con playas de gran calidad en la llamada Costa Brava; una porción del Pirineo con picos de casi tres mil metros donde se puede disfrutar de bellísimos paisajes, municipios y valles para el mejor turismo rural, y además, para completar todo, la calidad de los restaurantes en Girona hacen que la provincia sea una de las más recomendables para hacerse una escapada gastronómica.

Celler de Can Roca, GironaConcretamente, la gastronomía gerundense está avalada por trece restaurantes que acumulan en total diecisiete estrellas Michelin y que les han sido concedidas gracias a la creatividad, innovación, excelencia y satisfacción del cliente. El espíritu creativo e innovador se ha mezclado sutilmente con la tradición culinaria gerundense teniendo en el restaurante El Celler de Can Roca, con tres estrellas Michelín y considerado uno de los mejores restaurantes del mundo durante los últimos cinco años, el máximo exponente.

Girona es considerada por algunos como la cuna de la cocina española ya que fue el lugar donde se estableció la primera colonia griega (en Ampurias) seis siglos a.C. Los griegos, además de su ciencia y arte, también trajeron cultura gastronómica y establecieron cuatro ingredientes principales: el aceite de oliva, el trigo, el ajo y el vino, que son los elementos básicos de la cocina catalana.

La provincia de Girona en concreto, a nivel gastronómico, está dividida en varias subregiones: el Ampurdán o Empordá (alto y bajo), nombre con origen en Ampurias y que linda gastronómicamente con la cocina aragonesa e incluso tiene influencias de la Navarra; la zona costera o región de la Costa Brava, donde reinan los pescados y mariscos y la Cerdaña, en el Pirineo más occidental y con frontera en Andorra donde gracias a los buenos pastos y ganadería, triunfan las carnes y los lácteos.

Más allá de la geografía culinaria y como ocurre en otras regiones de España, para entender la gastronomía gerundense actual, hay que comprender la mezcla entre la tradición y esa nouvelle cousine que ha revolucionado el mundo de la restauración en los últimos 15 años. Esto significa que los productos siguen siendo los mismos –también su calidad– pero su elaboración y combinación han evolucionado de forma positiva, es decir, hay nuevos modos de cocinar con los mismos productos.

Así, a los clásicos como los quesos y mantequillas del Alto Urgel y la Cerdaña, la butifarra, los fuets y estofados del Ampurdán o las anchoas en salazón de L’Escala y la sopa de Farina de Estartit hay que añadir las nuevas técnicas de preparar estos productos como son la cocción al vacío o esa vanguardia que llaman tecno-emocional y que busca resaltar los aromas primarios de los alimentos para provocar diversas emociones en el comensal.

Girona: paraiso gastronómico

Como decimos, el restaurante el Celler de Can Roca es el exponente máximo de la rica gastronomía gerundense, pero hay muchos más por toda la provincia con altos niveles de calidad tanto en sus productos como en la elaboración. Por ello, son ya una tradición las rutas gastronómicas, forums y festivales en Girona durante distintas parte del año. Si tenéis pensado escaparos a Cataluña, no os podéis perder visitar alguna de estas regiones culinarias y disfrutar, al mismo tiempo, de la cocina más primitiva y la vanguardia.

Comparte:

 DATOS DE UTILIDAD:

Navegación de entradas