Maridaje: Tipos de vinos para según qué comida

Comparte:

Volvemos a casa para ofreceros información muy útil para preparar una cena romántica, un comida con amigos, una reunión familiar o la cena de Nochevieja y hacerlo con el vino más adecuado. En este plan, nosotros elegimos un vino, y luego vosotros utilizáis vinos.wine, un comparador de vinos donde encontrar esos caldos al mejor precio.

Maridaje para los vinos tintos

Protos roble

Hay que gente que afirma que, en bebidas, está el vino tinto y luego vienen las demás. Es cierto que las botellas más caras, de forma general, son de vino tinto y que la variedad de comidas para maridar es amplia. Un resumen:

  • Quesos. Sobre todo para los de más sabor como roquefort, quesos azules, cabrales, Cheddar o curados manchegos.
  • Embutidos. Es casi obligado servir vino tinto con los embutidos, especialmente los ibéricos como el jamón y el chorizo. La combinación de sabores que crea un buen reserva tinto y unas lonchas de jamón Pata Negra son difíciles de igualar.
  • Carnes. Sobre todo las carnes rojas tipo chuletón, lomo de buey o entrecot. También muy recomendados para los asados y carnes a la parrilla.
  • Productos del mar. La mayoría de ellos combinan mejor con el blanco, pero cuidado con el pulpo -especialmente «a la gallega»-: se sirve con vino tinto.
  • Pastas. En general, los espaguetti combinan mejor con el vino tinto.

Vinos blancos

Martín Codax AlbariñoSe sirven fríos y eso cambia las sensaciones en el paladar. Además, no cuentan con la crianza y reserva del tinto, por lo que el buqué es muy distinto. Aun así, no solo están indicados para el marisco. De hecho, son más versátiles:

  • Quesos. Al contrario que el vino tinto, el blanco va muy bien con quesos frescos y semicurados.
  • Embutidos. Si se preparan unos entrantes con, por ejemplo, taquitos de queso fresco y embutidos como el pavo, un buen vino blanco acompaña mejor.
  • Carnes. No van mal con las aves y carnes de caza como el conejo. De hecho, se puede utilizar el vino blanco para cocinarlas.
  • Ensaladas. El mundo de las ensaladas es muy variado, pero siempre suele contar con el vino blanco como acompañante.
  • Arroces. Para la gran mayoría de las formas de preparar el arroz.
  • Productos del mar. Siempre es bueno acompañar una DO con el producto de su tierra: Alvariño blanco para mariscos gallegos o Barbadillo para pescados gaditanos.

Yllera 5-5 Rose FrizzanteVinos rosados

Además de Lambrusco, hay otros rosados muy consumidos y con origen en Italia. Es por ello que las pastas sean la comida más adecuada para el rosado. Además, hay otras:

  • Ahumados. Da igual que sea salmón o carnes.
  • Aperitivos. Combina muy bien con las aceitunas y algunos quesos, como ocurre con el Shiraz rosado.
  • Mariscos y pescados. Especialmente los de concha dura. También van muy bien con el boquerón (no frito) o las anchoas.
  • Ensaladas y hortalizas. Los rosados son ideales para los espárragos y las judías verdes.

Vinos generosos

Fino Tío Pepe

Además del Fino, también hablamos de Manzanilla, Amontillado, Oloroso, Pedro Ximénez o Palo Cortado, todos ellos vinos muy vinculados a Andalucía. Por esa razón, los platos que los acompañan también son muy del sur:

  • Aperitivos. Aceitunas, quesos, embutidos y cualquier tipo de aperitivo frío marida muy bien con alguno de los generosos. El queso, por ejemplo, si es curado va mejor con el Oloroso; la aceituna y conservas con la Manzanilla, y el Palo Cortado y el Amontillado con las carnes como el jamón ibérico.
  • Entrantes o primeros. ¿Qué probar con unas alcachofas salpicadas con ajo o rebozadas? Pues un buen Generoso es la opción perfecta. También van bien con las patatas aliñadas, boquerones en vinagre, patés o una fritura de pescado.
  • Postres. Entramos en la parte final de las comidas. Los turrones, torrijas y otros postres dulzones combinan bien con el amargor seco de los finos y generosos.

Vinos espumosos

Freixenet Carta Nevada SemisecoLa última categoría de vinos no pueden faltar en una comida en casa, sobre todos para un brindis final. Pero tampoco hay que olvidar que, además del cava o el champagne, hay otros espumosos. Esto permite maridarlos con los siguientes platos:

  • Pastas. Especialmente para platos de arroz como el risotto.
  • Pescados. Salmones, boquerones, ostras o trucha.
  • Aperitivos. Los caracholes (los famosos escargots) tienen a los espumosos como preferidos. También las tapas de carnes frías, quesos brie o el foie gras.
  • Carnes. Pavo al vino blanco, pollo al curri o codornices en salsa.
  • Postres. Al final de las comidas, prácticamente se puede combinar todo tipo de postres con los espumosos: macedonia de frutas, turrones, espumas, tartas o mousse, entre otros.

¿Veis lo fácil que es maridar vinos y comidas? Y no olvidéis visitar el comparador de vinos que os hemos recomendado para conseguir los mejores precios.

Comparte:

Redacción

Portal sobre ocio, turismo y entretenimiento para el fin de semana.