Planes Nochevieja

Cómo hacer pulpo á feira o a la gallega

Pulpo a la Gallega

Pulpo a la GallegaYa tenía yo ganas de escribir una plan como este: vamos a proponeros que cocinéis, y que hagáis un buen pulpo a la gallega o á feira. Empezamos.

Si tenéis tiempo el viernes por la tarde, después de trabajar, o si no trabajáis y estáis en casa, que puede ser según está el tema, pues os acercáis al pescadero y preguntáis por un pulpo grande. A mayor tamaño, más sabroso. Si supera los dos kilos, pues mejor. Depende de la zona de España claro, pero el kilo no os debe costar más de 6 euros, asi que podéis conseguir un buen ejemplar por entre 15 y 20 eurillos.

Bien, si os gusta el vino, que sea tinto, y ya si tenéis en casa “taciñas” pues lo bordais, sino, podéis comprarlas por poco dinero. Las taciñas son como indispensables para disfrutar del pulpo. Claro que si no bebéis alcohol, lo último que os he escrito, obviarlo. También necesitaréis unas bandejas de madera para colocar el pulpo y los cachelos.

En casa, siendo viernes, vamos a meter el pulpo al congelador…ya, suena un poco raro, pero ayuda a romper la fibra muscular del pulpo y se cuece mejor. Otra opción es que lo cocinéis tras comprarlo, no sin antes, mortero en mano, romper esa fibra muscular, a golpe de madera.

Si lo dejáis en el congelador, a la mañana siguiente, o sea, el sábado temprano, lo sacáis, lo ponéis en un plato y que se vaya descongelando, nada de microndas, eh. A eso de la 1 de la tarde más o menos, podemos empezar a preparar el pulpo.

Paso 1: Buscamos la olla más grande que tengamos. Lo bueno sería tener una de cobre, como en as feiras, pero sino, de las grandes: esas antiguas marrones por fuera son ideales. La llenanos de agua, le echamos cuatro hojas de laurel, un poco de sal gorda y aceite de oliva virgen. Ponemos a calentar el agua.

Paso 2: mientras se va cociendo el agua, hacemos tres cosas: lavamos el pulpo bien, lavamos cuatro patatas grandes -no les quitéis la piel- y pelamos media cebolla.

Paso 3: ya tenemos el pulpo lavado, las patatas o cachelos y la media cebolla. Ponemos la media cebolla en la olla, le va a dar un sabor a la cocción interesante. Los cachelos, nada de trocearlos, con un pincho moruno o un cuchillo fino las agujereamos para que se cuezan por dentro. Si el agua de la olla ya está hirviendo, procedemos de la siguiente manera.

Paso 4: Cogemos el pulpo por la cabeza y lo introducimos y sacamos tres veces en el agua hirviendo, veremos que se infla y los tentáculos se rizan. En la cuarta, ya lo dejamos dentro. A continuación, introducimos también los cachelos para que se cuezan y cojan el sabor del pulpo.

Paso 5: Ya se está cociendo todo. Ahora viene la parte más importante, saber cuando está a punto y sacarlo. Bien, para ello, los maestros/as hosteleros/as gallegos/as utilizan un pincho (de los que se usan para el pincho moruno) para pinchar los tentáculos y según se deslice el pincho por la carne del pulpo así lo dejamos un poco más o lo sacamos porque ya está listo. La sensación para saber que está listo es que el pincho entra de forma homogénea a través de la carne, sin mucho esfuerzo. Aun así, los pulpeiros y pulpeiras recomiendan entre 20 y 30 minutos de cocción, dependiendo del tamaño del pulpo que cocinemos. No os preocupéis si vuestra primera experiencia no es buena y el pulpo se queda un poco duro o poco hecho. Podéis seguir probando. Eso sí, recordar la sensación del pincho al pinchar el pulpo: que entre de forma homogénea.

Paso 6: En cuanto a los cachelos, también podéis comprobar con el pincho si estan cocidos por dentro. Cuando esten, que puede ser antes que el pulpo, los sacáis y los vais pelando y cortando -escachelando- en rodajas, gruesas o más finas, según el gusto de cada uno.

Paso 7: Ya tenemos el pulpo cocido y los cachelos- no necesitamos la cebolla -. Buscamos las bandejas de madera y las colocamos sobre un plato. A las bandejas de madera les ponemos una pequeña capa de aceite de oliva que extendemos con una servilleta. Que la madera se humedezca bien de aceite. Colocamos los chachelos sobre las bandejas. Cortamos los tentáculos del pulpo lo más cerca de la cabeza. La cabeza y los extremos finitos de los tentáculos los podeis trocear bien y hacer Pulpo a la Vinagreta. Troceamos los tentáculos en rodajas y los vamos colocando sobre los cachelos. Ya tenemos la mitad del trabajo echo, ahora toca aliñar el pulpo.

Paso 8: Mezclamos bien un par de cucharadas de pimentón dulce y picante. Cuando lo tengamos, vamos cubriendo el pulpo con la mezcla. A continuación, ponemos sal gorda – que podeis reducir un poco de tamaño con el mortero -. Y por último…paciencia, ¡ya casi está! el aceite de oliva virgen. Nos os cortéis y echar una buena cantidad que luego, cuando se acabe el pulpo y los cachelos, con un poco de pan y mojando podréis disfrutar de la mezca y dejar las bandejas como si no se hubieran utilizado:-)

Y este sería el plan ¿qué os parece? A continuación os dejamos los detalles técnicos:

Herramientas:

· Bandejas de madera.
· Taciñas.
· Olla grande de las antiguas.
· Pincho moruno -sin la carne, claro-.

Ingredientes:

· Pulpo grande, de dos a tres kilos.
· Media cebolla.
· Cuatro patatas grandes.
· Aceite de oliva virgen.
· Pimentón dulce y picante.
· Sal gorda.
· Cuatro hojas de laurel.
 

 DATOS DE UTILIDAD:

Navegación de entradas