Restaurante etíope en Madrid

Habíamos pedido el menú degustación para dos personas y, como es usual, estábamos ahí afanados con cuchillo y tenedor para saborear el entrante Enqulal Be Siga (huevos revueltos con tomate, pimientos y carne picada). No me había dado cuenta, pero uno de los camareros permanecía de pie a nuestro lado. Cuando alcé la vista, en un castellano rudimentario, me indico que cogiera una porción de injera -el famoso pan etíope elaborado con un cereal de la zona- lo pusiera sobre la palma de mi mano y, a continuación, extendiera sobre ella lo que estaba intentando agarrar con el tenedor. Finalmente, que terminará el primer plato de esa manera: comiendo con las manos.

A veces nos cuesta deshacernos de esos hábitos occidentales de usar cuchillo y tenedor para todo, hasta el extremo de que hay gente que se come el marisco con estos utensilios. Sin embargo, no está demás practicar otros usos y el de comer con las manos es más normal y natural de lo que parece. De hecho, en muchas partes del mundo, comer con las manos es habitual, más cómodo y práctico que hacerlo con cuchillo y tenedor.

Así es el restaurante que os queremos recomendar. Se llama Nuria y está en pleno centro de Madrid, en la calle Malasaña nº 6, justo al lado del Teatro Maravillas y frente al pub irlandés Molly Mallone. El local es acogedor, con una pequeña barra en la parte izquierda y un salón amplio donde poder sentarse tranquilamente y disfrutar del variado menú con el que cuenta el restaurante. A saber: 7 entrantes, menú infantil, vegetariano y degustación para dos o cuatro personas y varios platos de tres carnes principales como son el pollo, el cordero y la ternera.

Restaurante etíope Nuria Madrid

Además de postres, el restaurante Nuria cuenta con un servicio especial: «La ceremonia del café», un evento que para los etíopes es muy importante en el día a día. En este restaurante, siguiendo el ritual, se tuestan los granos de café sobre un platillo para luego molerlo y echarlo en un recipiente con agua hirviendo para, finalmente, servirse. El tueste de los granos in situ provoca que el café no pierda un ápice de su sabor. Para los cafeteros, sin duda, es toda una experiencia.

Si os gusta probar distintas gastronomías, este plan va nos va a defraudar.

Redacción

Portal sobre ocio, turismo y entretenimiento para el fin de semana.