Escapadas a pueblos medievales de la Costa Brava

Puente de Besalú, en Girona

Nos escapamos a la costa catalana, concretamente a la de Girona, para hablaros de 3 pueblos medievales en la Costa Brava con un atractivo especial; que se une al que ya posee el propio litoral gerundés.

Peratallada, en el Bajo Ampurdán

Peratallada Girona

Ya sabréis que la historia de Gerona y, sobre todo, de la zona del Ampurdán es antiquísima. Allí llegaron los griegos hace más de 2.500 años. Por supuesto, ya antes había desarrollo. En el caso de Peratallada en Girona los primeros restos de cultura son de la época calcolítica. No obstante, su mayor desarrollo, y por lo que al día hoy Peratallada es Conjunto Histórico-Artístico, se produce en la Edad Media. De aquella época, todavía queda un importante legado como el siguiente:

Castillo de PeratalladaCastillo de Peratallada

Es del siglo X y, aunque sufrió modificaciones desde entonces, aún se conservan sus elementos principales como la Torre del Homenaje. Tuvo su momento de esplendor en el siglo XIV, cuando llegó a ser residencia temporal hasta del mismísimo Juan I de Aragón.

Calles de Peratallada

Además del castillo, esta población es famosa por sus acogedoras calles que no han cambiado mucho desde la época medieval. No hay que perderse Carrer Major, D’en Vas o la Plaça del Castell.

Iglesia San Esteve de PeratalladaIglesia de San Esteve

Otro monumento imprescindible es este templo del siglo XII, construido en románico y ubicado a las afueras de Peratallada, al norte de la población. Es un templo que no ha sufrido muchos cambios desde entonces y mantiene un estilo sobrio y sencillo.

Además de estos lugares de interés, como siempre recomendamos, no hay que dejar de probar la gastronomía de la zona en alguno de los restaurantes del pueblo, además de visitar alguno de los talleres, tiendas o exposiciones culturales repartidos por la población.

Besalú, en la comarca de La Garrotxa

Besalu en Girona es otro pueblo de gran interés para una escapada este verano. A la orilla del río El Fluvía, destaca por el conjunto de su arquitectura, que responde muy fielmente a cómo era una villa medieval en la Alta Edad Media. De hecho, del siglo X son las primeras referencias a la población. ¿Qué ver en esta magnífica población? Lo vemos.

Call Joeu

Puente de Besalú, en Girona

Así llaman al puente viejo de Besalú, símbolo de la ciudad. Tanto en estilo (románico) como en conservación (del siglo XI) no le tiene nada que envidiar a otros puentes como el de San Martín, en Toledo.

Micve Sinagoga de BesalúJudería de Besalú

La población todavía conserva un barrio medieval judío compuesto de algunas calles y plazas. Se encuentra justo a la entrada de Besalú por el puente viejo y a orillas del río.

Del barrio judío, destacar la sinagoga del siglo XIII y sus baños o micvé. Se puede visitar en los horarios establecidos.

Monasterio de San Pere de Besalú

Monasterio San Pere Besalú

No muy lejos de lo que fue la judería se encuentra esta antigua abadía de la orden benedictina levantada en el siglo X y después modificada durante los siglos XII y XIII. De grandes dimensiones, todavía se conservan partes de la construcción inicial. Se compone de tres naves y un ábside. La fachada delantera también cuenta con un arco

Iglesia San Vicenc BesaluLa iglesia de San Vicenç

Otro templo medieval es esta iglesia con una posible primera construcción del siglo X y que se renovó en el siglo XII para quedar en gran parte como es hoy.

Al igual que el monasterio, durante la Edad Media fue un lugar de peregrinación: en el caso de San Vicenç por ser el lugar donde guardó la Vera Cruz, una parte de la cruz donde fue crucificado Jesús. San Vicenç guardó la reliquia entre el año 1079 y finales del siglo XIX.

Begur, en plena costa

El último pueblo medieval que os queremos recomendar está en el Bajo Ampurdán. En este caso, a escasos dos kilómetros de la costa. Como Peratallada, tiene un origen prehistórico, aunque también su gran desarrollo se produjo durante la Edad Media. Los lugares de mayor interés son:

Castillo de BegurCastillo de Begur

Está ubicado en la cima de una colina desde donde se pueden tener magnificas vistas de la Costa Brava. Su construcción es el siglo XI, pero esta zona ya estaba poblada por pueblos prerromanos, ya que se han encontrado restos arqueológicos de aquella época.

Al día de hoy, lo que queda del castillo fue reconstruido en el siglo XX.

Conjunto de las Cinco Torres

Can Pella i Forgas BegurBegur también cuenta con un conjunto de torres (dentro y fuera de la ciudad) de gran interés turístico y que se construyeron como ayuda para la defensa de la zona de los piratas. Hoy ofrecen una buenas vistas de la zona y son las siguientes:

  • Torre el carrer St. Ramon. Construida en el XVI, también la llaman Torre d’en Caixa. Tiene 12 metros de altura.
  • Torre de Can Marqués. En la calle Bonaventura y con acceso desde una casa. Tiene doce metros de altura y aún quedan algunas gárgolas de la primera construcción.
  • Torre del Mas Pinc. Está a medio kilómetro fuera de Begur. Su nombre se debe a que se edificó junto a una masía (Mas Pinc). Tiene 14 metros y medio de altura.
  • La Torre de Ca n’Armanac. También en la calle Bonaventura, posee unas dimensiones similares a la de Can Marqués.
  • Can Pella i Forgas. Ubicada en la plaza del mismo nombre y adosada a una masía.

Y hasta aquí una nueva recomendación en la categoría de turismo rural que os puede servir para organizar una escapada por pueblos medievales de la Costa Brava este verano.

 DATOS DE UTILIDAD: