Qué ver en Santiago de Compostela: una ciudad mágica

Comparte:

Para descubrir destinos impresionantes, de esos que dejan huella, no hace falta atravesar las fronteras ni irnos demasiado lejos. Este es el caso de Santiago de Compostela: una ciudad mágica que tiene tanto que ofrecer. A continuación te contamos las cosas que ver en la «ciudad del apostol».

Qué ver en Santiago

No hace falta que insistamos en cómo te puede enamorar esta ciudad. Si estás leyendo este artículo, ya has tenido un flechazo y nos encargaremos de hacer (un poco más) que se te derritan en el paladar las ganas de visitar cada uno de sus rincones con esta lista.

La Plaza del Obradoiro

Plaza de Obradoiro Santiago

De vistas impresionantes y lugares que no te puedes perder, como el Pazo de Raxoi, actual sede del ayuntamiento y construido en el siglo XVIII en estilo neoclásico y bajo el diseño del arquitecto francés Charles Lemaur. En un principio fue un seminario religioso, también cárcel y sede del coro de niños de la catedral. Actualmente en el lugar también se encuentra la sede de la policía local y su fachada está totalmente soportalada.

Frente al ayuntamiento y adosado al norte de la catedral, también puedes visitar el Palacio de Xelmirez, antiguo palacio episcopal de la catedral y muy antiguo. De hecho, conserva un estilo románico como la catedral. Hoy es parte del museo de la misma y alberga diversas exposiciones.

Al sur de la catedral se extiende la zona más importante del museo en un edificio rectangular con gran patio interior. Además de las exposiciones temporales y permanentes de este espacio, también encontrarás una tienda donde poder adquirir recuerdos.

En el lado sur de la plaza encontrarás el Colexio de San Xerome, el antiguo colegio mayor de la ciudad y que hoy posee una residencia universitaria.

Por último, en la zona norte se encuentra el que es el edificio más grande de la plaza: el Parador de Santiago de Compostela, hotel de lujo ubicado en un gran y antiguo hospital de 500 años de antigüedad que hoy cuenta con restaurante, joyería y donde se celebran todo tipo de eventos.

La Catedral de Santiago

Construida entre 1075 y 1211, esta catedral mezcla los estilos románico, barroco y gótico, configurando un aspecto imponente y único. No te pierdas el Pórtico de la Gloria, obra cumbre del románico y en el lado de la Plaza de Obradoiro. La catedral se extiende hacia el este hasta la Plaza de Quintana, donde está la Puerta del Perdón y la librería de la Catedral.

Casco histórico de Santiago

Casco Histórico de Santiago

Además de la propia catedral y la Plaza de Obradoiro, se considera casco histórico la propia Plaza de Quintana, la de Platerías, al norte, y Azabachería.

Caminar por sus callejuelas empedradas te hará retroceder a la Edad Media y sentirte como un caballero entre plazas, palacios, casas señoriales, fuentes e iglesias, todo ello en el casco histórico de la ciudad. Parada obligatoria: la multitud de restaurantes donde recrearse de la mejor gastronomía popular de la zona o comer una empanada mientras disfrutas del paseo.

El Monasterio de San Martín Pinario

Monasterio San Martín Pinario

Antes de acceder a la Plaza de Obradorio por el este te toparás con la Plaza de la Inmaculada, donde se encuentra este monasterio más antiguo que la Catedral: del siglo X.

Hay que destacar su fachada tallada y su interior. En él hay un museo, el archivo histórico diocesano, una hospedería y las dependencias del propio monasterio.

Universidad de Santiago

Hay colegios mayores y extensiones de la universidad por todo Santiago, pero el campus y sus facultades se encuentra al norte. Te encontrarás con grandes jardines y espacios verdes, además de auditoros, cafés y hasta hoteles.

El Mercado de Abastos

Y es que los mercados nos encantan, aunque sea solo para contemplar los productos, como el mejor escaparate o la pasarela de moda más trendy del momento. Todo un festival para los sentidos, donde comprar pescado, marisco, verduras, carnes, frutas, quesos y disfrutar, además, de una amplia zona de restaurantes en la que puedes consumir los productos frescos directamente de los puestos a tu plato.

El Parque de la Alameda (con las emblemáticas 2 Marías, Coralina y Maruxa)

Sin duda uno de los must see, el pulmón verde, no solo de Santiago, sino de Galicia. Este precioso parque te permitirá desconectar del ajetreo de turistas y, simplemente, tomar una gran bocanada de aire fresco. Tiene áreas de césped para pícnics, ideales para descansar o comer en familia.

La mejor manera de aprovechar tu viaje: los tours

Y es que hay tantas cosas que ver, que lo mejor es contratar un tour como el que te ofrece 1,2 Tours, el free tour Santiago de Compostela. Con él, podrás disfrutar de cada una de las maravillas de Santiago y dejar que su algo especial sea parte de ti. Este tour es perfecto porque:

  • Combina historia con vanguardia.
  • Realiza una visita guiada por los monumentos más emblemáticos, así como por el Mercado de Abastos.
  • Incluye paseos por las milenarias calles de su casco histórico.
  • Te sumerge en la leyenda de la magia de la ciudad.

Únete a ellos y disfruta de un viaje único, especial, lleno de sorpresas y, sobre todo, de misterio y leyenda. ¿Preparado para viajar a Santiago? ¡Nosotros sí!

Comparte:

Deja un comentario sobre este plan: