Visita Talavera de la Reina, la ciudad de los Vetones

Algunos vecinos de la ciudad californiana de Los Ángeles y aficionados al cine pueden haber oído hablar de esta ciudad toledana. Lo decimos porque una de sus mayores estrellas femeninas del celuloide de los últimos quince años, pasó un año de intercambio familiar y lingüistico en Talavera de la Reina, ciudad, que con los años, la nombró Hija Adoptiva. Hablamos de Gwyneth Paltrow, ganadora de un Oscar, un Grammy y otros premios de la industria del cine y televisión que la han convertido en eso, una figura de relevancia en el mundo del espectáculo.

Gwyneth Paltrow y Talavera de la ReinaPero Talavera de la Reina, además de conseguir que Gwyneth hable un español casi perfecto, posee otro tipo de alicientes como son sus fiestas (6 oficiales a lo largo del año), un legado cultural impresionante que comienza allá en los albores de la historia de este país y ser la segunda ciudad de Castilla la Mancha más poblada después de Albacete y superando a la mismísima Toledo, capital de Castilla la Mancha.

Cabeza de Verraco en Talavera de la Reina
Cabeza de un verraco, animal
idealizado por los vetones y muy
común en la provincia de Toledo.

En cuanto a la historia de Talavera, hemos de remontarnos a periodos ibero-celtas y a los pueblos que componían esta gran cultura como son los Vetones y los Carpetanos. Ambos se concentraban en la zona centro de España y sus asentamientos estaban situados cerca de las vías fluviales. Ya que Talavera está a la orilla del río Tajo, existen importantes restos de estas dos culturas pre-romanas en la ciudad, lo cual puede ser un aliciente cultural para los amantes de la arqueología, historia y antropología.

Pero la emergencia de esta población se da con la llegada de los romanos que la conquistan a los vetones en el 181 a.C con Quinto Fulvio a la cabeza. Talabriga (ciudad del valle), como así la llamaba el pueblo celtíbero, pasa a convertirse en Caesarobriga y se engloba dentro de la provincia de Lusitania. Pronto, los pragmáticos romanos fortalecen esta nueva conquista y la dedican al cultivo aprovechando la humedad del suelo gracias al enorme torrente de agua del Tajo. Talavera se convierte en un huerto de frutas y hortalizas para abastecer a las huestes romanas.

Villa Romana Saucedo
Villa Romana Saucedo

También, como tenían costumbre los romanos, dotaron a la ciudad de los equipamientos necesarios para que los ciudadanos se encontrataran cómodos y sobre todo se sintieran parte de la “civilización romana”. Por ello, en Caesarobriga se construyeron baños públicos, anfi-teatros y una zona céntrica para albergar mercados, edificios públicos y sedes de gobierno.

Los romanos, como sabemos, ocuparon la Hispania de entonces hasta finales del siglo V d.C. momento en el que llegaron otros pueblos de origen germánico que aprovecharon la decadencia latina para hacerse con el poder. Durante casi un siglo, hasta el 602 d.C., Vándalos y Visigodos se disputaron la zona de Talavera de la Reina, dominio que cayó en manos de Visigodos gracias a su rey Liuva II, el cual instauró una dinastía que resistió algo más de cien años, hasta sucumbir a la civilización musulmana.

Torres  Albarranas, Talavera de la ReinaLa ocupación árabe a partir del 711 d.C. fue rapidísima. En tan sólo un año, después de su entrada por el sur de España, Talavera estaba conquistada. Durante el tiempo en el que la ciudad permaneció bajo dominio musulmán, como ocurriera con los romanos, los musulmanes implementaron en la ciudad su tecnología y saber, especialmente en relación al tratamiento de las aguas. Se construyeron en la ciudad molinos, regadíos para las cosechas e inventos que los romanos no utilizaban y los “pueblos bárbaros”, posiblemente, no habían tenido tiempo de implementar. Durante algo más de trescientos años, Talavera de la Reina evolucionó con los musulmanes, como lo había hecho con los Vetones, Romanos y Visigodos hasta que en el 1085, el Reino de Castilla se hizo con la ciudad para ya avanzar históricamente de una forma más homogénea dentro de los Reinos Cristianos.

Al día de hoy, Talavera de la Reina es todo lo que hemos mencionado y más. La zona que la rodea conforma lo que se ha dado en llamar “Tierras de Talavera“, un compendio de pequeñas poblaciones a la rivera del Tajo que llega hasta Extremadura, además de una zona de cultivo y como no, una zona de ocio que cada día se amplia a si misma y mejora en contenido. Ejemplo de esta apuesta turística es la Villa Cornelius, algo más que una casa rural que ha sabido aprovechar la historia de la ciudad de Talavera, su río y toda la naturaleza que crece a su alrededor para ofrecer un espacio de descanso y relax único en la Mancha.

Casa Rural Villa Cornelius
Casa Rural Villa Cornelius, un pequeño pueblo a la Ribera del Tajo

 

 

 DATOS DE UTILIDAD:

Navegación de entradas